Proyecto: ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE TOLEDO


Dando por hecho que la primera necesidad a cubrir es dar servicio a sus colegiados, el segundo fin, y no menos importante, era el de tratar que dichos miembros se sintieran identificados con su nueva sede, aportando una sensación de calidez y bienvenida desde el primer momento apreciando el Colegio como un espacio propio, prolongación de sus respectivos despachos.

Para ello lo primero que había que conseguir era romper con la anterior imagen triste y estática, consiguiendo un ambiente moderno y dinámico que agradara a todos sus usuarios. Tras el mostrador de la recepción, con una sinuosa curva que aporta agilidad, se encuentra la zona administrativa tan sólo separada por una mampara de vidrio abierta y decorada con vinilo, resaltando la imagen de transparencia en la gestión.

El salón de actos, por el contrario, necesitaba una imagen más sólida y formal donde los verdaderos y discretos protagonistas son la iluminación y la acústica adecuadas a las características de la estancia.


Quiero que me llamen

Si quiere que le llamemos para hacerle una oferta personalizas, déjenos su teléfono y nos pondremos en contacto con usted en el momento que usted elija.





Quiero que me llamen